Tapa_La Odisea de los Salvadores.png

Muchas veces la historia deja de lado a los grupos humanos y se concentra en los grandes hechos, sin embargo, el aporte de una serie de migrantes del siglo XVI se puede ver hoy en día, caminando por las calles. Este libro contiene la historia sobre cómo llegaron los antepasados de millones de chilenos, y miles de argentinos y peruanos, entre otros latinoamericanos. En cierta forma, es la crónica de una expedición fundacional.

Eran hombres, mujeres y niños que se animaron a salir de España para ir a Chile, una recóndita provincia que necesitaba urgentemente "salvadores" para no sucumbir a manos de los más bravos guerreros americanos. Sólo la preparación de esta expedición duró 20 meses, mientras que la travesía otros 15 meses más.

Viajar en barco en aquellos años era muy difícil, con tormentas que hacían ver a los navíos como pequeños juguetes, con un vaivén permanente, alimentación precaria y total falta de higiene. 

Pero además, en tierra debieron lidiar con un encierro forzado y crueles enfermedades que terminaron con la vida de muchos expedicionarios. Hubo conspiraciones, intentos de asesinatos, fugas, flagrantes delitos y traiciones. Fue una odisea.

Es una crónica basada en documentos primarios del Archivo General de Indias. Y además, contiene la lista completa de todos los soldados que llegaron, junto a sus descripciones físicas, lugares de origen, filiaciones, edades y actuaciones en Chile.

Puedes consultar el ÍNDICE y las primeras páginas AQUÍ.

Este libro de 282 páginas, en edición de tapa blanda, podrás adquirirlo en Chile con tarjeta de crédito o débito a través de Mercado Pago, o haciendo una transferencia.

Disponible en Amazon USA AQUÍ España AQUÍ - Alemania AQUÍ

Para Sudamérica (con envío desde Chile), contáctame, por favor

Algunos de los que llegaron a Chile (1576):

- Juan de Ahumada, había vuelto a España cuando se embarcó en esta odisea. Fue el patriarca de una estirpe muy relevante para el gobierno local de Chile durante el siglo XVII, entre los que se encontraba su hijo Valeriano, quien le dio su apellido al paseo Ahumada de Santiago y dejó prole que continuó viviendo en la capital y en las regiones norteñas.

Hernando Álvarez de Bahamonde, nació en Asturias, aunque de familia gallega. Fue encomendero, procurador, síndico y mayordomo de Santiago, y es antepasado de todos los “de la Cruz” y tronco de familias en Colchagua y Chiloé de apellido Bahamonde, y en este último lugar también Álvarez. Hasta ahora sería el único "Bahamonde" que llegó, así que es muy probable que todos quienes hoy lleven este apellido (o sus antepasados), desciendan de él.

- Lázaro de Aránguiz, vasco nacido en Vitoria por 1551, quien por sus enfermedades abandonó la carrera militar para dedicarse al comercio y a la agricultura, dejó descendencia en Santiago, destacando a todos los Vial y Santelices; entre sus sucesores se encuentran los presidentes de la república don José Joaquín Prieto Vial (1831-1841), su sobrino don Manuel Bulnes Prieto (1841-1851), don Ramón Barros Luco (1910-1915) y don Sebastián Piñera Echeñique (2010-2014 y 2018-2022), además del notable historiador don Diego Barros Arana. Al igual que en el anterior, es muy probable que muchos que tengan el apellido Aránguiz desciendan de él, incluida una línea comprobada.

- Jerónimo de Benavides, nació en Castroverde por 1551. Participó como militar en la guerra y sufrió los rigores físicos, ya que perdió un ojo y le destrozaron la mandíbula de lanzazos. Es antepasado de los Briseño (o Briceño) y por lo mismo, muchos que ocupen este apellido descienden de él. 

Francisco Hernández de Herrera, nació en Béjar por 1551. Dejó abundante descendencia en Aconcagua fundamentalmente de apellido Herrera, que sigue hasta hoy, más las numerosas familias que descienden de él por líneas femenincas.

- Francisco Hernández Ortiz Pizarro, nació en Villacastín por 1550. Viajó con dos hermanos, uno de los cuales murió en el trayecto. Participó activamente en la guerra y de él descienden incontables Pizarro en las regiones nortinas de Chile y Argentina.

Pedro de Maluenda, nació por 1552 en Burgos, curiosamente se le describe como "blanco y rojo". Tuvo actuaciones militares importantes y se recuerda cómo un hijo suyo sobrevivió en Villarrica y es muy probable que los de este apellido Maluenda desciendan de él.

Diego Méndez de Silva, era natural de Sevilla, donde nació por 1550, intentó huir en Panamá, pero fue aprehendido. Es el fundador de los Silva de Aconcagua (también ancestro del pintor don Nemesio Antúnez Zañartu). Y por líneas femeninas de muchos chilenos.

- Alonso de Pereda, nació en Jerez de la Frontera y viajó al encuentro de su padre, que ya estaba en Chile. Se radicó en Concepción y dejó prole de su apellido, que por lo menos se puede rastrear hasta el siglo XVII.

Alonso de Poblete, nació en Ciudad Real por 1554 y viajó con su hermano Luis. Ya conocían antecedentes de Chile, puesto que un tío había estado en este reino y otro pariente había vuelto a España. Es antepasado de la mayoría de los Poblete de Chile, sino todos.

Nicolás de Quiroga, nació en Galicia por 1553. Era sobrino del general de la expedición, Juan de Losada Quiroga. Es antepasado de los presidentes de la república don Gabriel González Videla (1946-1952), don Eduardo Frei Montalva (1964 – 1970) y su hijo don Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994 – 2000), del historiador don Jaime Eyzaguirre Gutiérrez y del reconocido pianista don Claudio Arrau León, entre muchos otros.

Alonso Riquelme, nació en Marquina (Vizcaya) por 1551. Llamado también Alonso Rodríguez de la Barrera o Alonso Rodríguez Riquel, probablemente fue el padre de Francisco Riquelme de la Barrera, quien es antepasado de los Riquelme de Chillán, entre los que se encontró el prócer y padre de la patria chilena, don Bernardo O’Higgins Riquelme.

Luis de Salinas, nació en Tordelaguna (Torrelaguna) por 1550. Fue alférez en la expedición. Vivió en Osorno y tuvo que migrar a Santiago a comienzos del siglo XVII. Es ancestro por línea femenina de numerosas familias y personajes, como el historiador y político don Benjamín Vicuña Mackenna y el presidente de la república don Augusto Pinochet Ugarte (1974-1990). Además, es ancestro de muchos Salinas que llegan al día de hoy.

Juan Vásquez de Acuña , nacido en Peñaranda por 1552. Ocupó cargos en el gobierno local en Santiago y dejó descendencia en Perú y en Chile. En este último país, ha dejado sucesión de apellido Acuña al día de hoy.

Rodrigo Verdugo, nació en Marchena por 1550 y fue sargento durante el viaje, tocándole ir a capturar a varios fugados. Es antepasado de una extensa familia Arce, que llega hasta el presente con ese apellido, y del prócer de la independencia don José Miguel Carrera Verdugo, como de su nieto don Ignacio Carrera Pinto, héroe de la batalla de La Concepción; también del reconocido poeta don Vicente Huidobro, de la escritora doña María Luisa Bombal Anthes y de los presidentes de la república don Jorge Montt Álvarez (1891-1896) y doña Michelle Bachelet Jeria (2006-2010 y 2014-2018).

- Don Francisco de Zúñiga y Arista dejó abundante sucesión en Colchagua, con apellido Zúñiga, y es antepasado del presidente de la república don Emiliano Figueroa Larraín (1925-1927), entre muchos chilenos.