• Cristián Cofré León

Nombres más comunes (s. XVII - XIX)

Actualizado: abr 27

En un post anterior vimos los usos de los apellidos, la evolución en su transmisión, las diferentes variantes e incluso los problemas ortográficos, y como complemento, me gustaría presentarte los nombres más usados en tres siglos. Presentaré los top 10, pero además podrás descargar los top 40, tanto femeninos como masculinos, de cada siglo.


Para comenzar, es usual que la mayoría de las personas que viven actualmente en Chile y en gran parte de hispanoamérica, ocupen dos nombres de "pila" (que vendría por el uso de la pila bautismal en el proceso de otorgar un nombre a un pequeño). Diría que comenzó a notarse más frecuentemente durante el último tercio del siglo XIX y se fue fortaleciendo hacia principios y mediados del siglo XX. Calculo que más de un 90% de la población tiene dos nombres actualmente. El proceso fue paulatino, al igual como ocurrió con los apellidos. Me parece que a comienzos del siglo XVII la mayoría los bautizados se dividían prácticamente en partes iguales entre quienes tenían uno y dos nombres.


Pero una cosa es llevar documentalmente dos nombres y otra es usarlos, ya que la mayoría de nosotros en forma coloquial somos tratados con uno sólo, a diferencia de Argentina, por ejemplo, donde se ocupan ambos con mayor frecuencia. Centrándome en este último punto y dada la información que tengo, iré recorriendo los siglos XVII al XIX descubriendo los nombres más comunes utilizados tanto por hombres como mujeres. Para lo anterior, tomaré información que tengo a mano de los archivos parroquiales; las sepultaciones de dos parroquias de Santiago. Por lo tanto, los resultados muestran los nombres "más usados", como eran llamados durante sus vidas las personas, no necesariamente los nombres completos con los que fueron bautizados. Por último, consideraré a aquellas personas nacidas durante el siglo que presente, excluyendo aquellas que nacieron en otra centuria.


El objetivo principal es ver cómo fueron cambiando las preferencias. Este último punto está muy relacionado con la influencia cultural. Mientras Chile fue colonia del reino español y estuvo regido fuertemente por la Iglesia, no hubo tantas alternativas de nombres, pero cuando ocurrió la liberalización clerical junto a la apertura educacional y de fronteras con la llegada de personajes no hispanoamericanos, comenzaron a aparecer nuevos nombres. Por ejemplo, Carolina recién aparece a mediados del siglo XIX y hoy es bastante común; el nombre Mario recién comenzó a usarse en el siglo XX. Como anécdota, cuando un investigador encontró un documento del siglo XVIII en el que no podía leer el nombre, pensó que podría tratarse de Mario, cuando en realidad era Hilario (manuscrito como Ilario), que sí era ocupado en aquellos años. Sin duda la práctica recurrente hace que sepamos aquellos nombres utilizados y aquellos que aún no aparecían.


Sobre nombres, me parece que sólo la imaginación y la moda es el límite, basta ver cómo numerosos niños fueron inscritos como Daenarys o Jon, por la influencia pop de una serie famosa. Caso llamativo es el de los hijos de don José Acuña Latorre, nacidos a fines del siglo XIX, ya que los bautizó de forma -a lo menos- curiosa: Australia Tonel, Justicia Espada (primera mujer ingeniero de sudamérica), Tucapel Arauco, América del Sur, Arquímides Capitán, Chile Mapocho y Grecia Brasil. Menos exóticos son otros nombres que en la misma época fueron utilizados (varios de raíz griega o latina), como Clímaco, Crispina, Teodolindo, Teófilo, Cirinio, Antalcidas, Auristela, Saturnino, Demecia, Archibaldo, Críspula, Primitivo/a, Clodomira/o, Emeterio/a, etc. Lo positivo para la investigación genealógica, es que si un antepasado lleva un nombre poco común, ¡es más fácil identificarlo!


Los nombres, a veces, se heredaban. Como recordatorio de un ancestro, por ejemplo, lo que puede ser un dato importante al momento de hacer un árbol genealógico. Tal es el caso del nombre "Segundo" que apela a la existencia de un primero, muchas veces el padre o un hermano mayor. Otro tema que sale durante el siglo XX principalmente, es que una misma persona tenía nombres distintos en el Registro Civil y en la Iglesia Católica, a veces se inscribía con dos nombres al ser bautizado, pero en la inscripción de nacimiento figura con uno sólo.



Siglo XVII


Considerando un libro de sepultaciones, cuyo original está en el Archivo Nacional Histórico, en el Fondo Varios, volumen 105.

  • Parroquia: El Sagrario (de Santiago de Chile).

  • Fechas: 1660 - 1668.

  • Muestra: 1.282 partidas con nombres (a veces recién nacidos o desconocidos no lo llevaban)

  • Total de nombres distintos: 192.

  • Top 40 nombres del siglo XVII:

Top 40_nombres_XVIIpdf

Se presentan los 10 nombres más frecuentes, tanto de hombres como mujeres, junto al porcentaje encontrado respecto de la muestra total.


10 nombres más frecuentes, siglo XVII. En el caso de los hombres, Lorenzo, Alonso y Bartolomé tienen exactamente la misma frecuencia.

Entre los 20 nombres más frecuentes de hombres y mujeres, se concentra el 56,2% de todos los nombres de la muestra; los top 10 de mujeres concentran el 29,4%, mientras que en el caso de los hombres es el 26,9%. Mientras las Marías eran las más comunes de todas, triplicando a la tercera de la lista, por el lado de los hombres los Juanes casi duplicaban al segundo.


Siglo XVIII


Considerando dos libros de sepultaciones que se pueden ver en el Archivo del Arzobispado de Santiago.

  • Parroquias: El Sagrario y Santa Ana (ambas de Santiago de Chile, en barrios contiguos)

  • Fechas: 1738 - 1792 (Santa Ana, libro 4) y 1756 - 1792 (El Sagrario, libro 2).

  • Muestra: 7.559 partidas con nombres (a veces recién nacidos o desconocidos no lo llevaban)

  • Total de nombres distintos: 630.

  • Top 40 nombres del siglo XVIII:

Top 40_nombres_XVIIIpdf

10 nombres más frecuentes, siglo XVIII. En el caso de los hombres, Tomás y Nicolás tienen a misma frecuencia.

Las mujeres tienen en el top 1 a María nuevamente, sin embargo, en el caso de los hombres aparece José y Francisco por delante de Juan, nombre más común el siglo XVII. Sin embargo, no son nombres extraños, ya que también eran parte de la lista en la centuria anterior. Entre los top 20 que aquí se presentan, hay un 44,7% de todos los nombres de la muestra, menos que en el ejercicio anterior, los 10 nombres femeninos representan un 25,1%, mientras que en el caso de los hombres de varones, el 19,6%.


Siglo XIX


Se utilizaron las inscripciones de sepultaciones de dos parroquias de Santiago, cuyo detalle puede verse en el Archivo del Arzobispado de Santiago.

  • Parroquias: El Sagrario y Santa Ana (ambas de Santiago de Chile, en barrios contiguos)

  • Fechas: 1854 - 1900 (Santa Ana, libros 6 al 11) y 1858 - 1900 (El Sagrario, libros 7 al 9).

  • Muestra: 17.717 partidas con nombres (a veces recién nacidos o desconocidos no lo llevaban), sólo 1.801 son de El Sagrario.

  • Total de nombres distintos: 3.252.

  • Top 40 nombres del siglo XIX:

Top 40_nombres_XIXpdf

10 nombres más frecuentes, siglo XIX.

En el caso de los hombres, vuelve a aparecer Juan, que esta vez junta a Manuel, son los nombres de varones más frecuentes. Mientras que en el caso de las mujeres, María pasa al cuarto lugar, subiendo Carmen. Aquí es necesario considerar que muchas de ellas pudieron ser bautizadas como María del Carmen, al igual que las Mercedes, probablemente María Mercedes o María de las Mercedes; pero como señalé al comienzo, aquí está representado el uso o cómo las mencionaban o eran conocidas, más que su nombre de bautismo. Entre estos top 20 está representado el 23,7% del total de la muestra, de los cuales un 13,1% corresponde a mujeres y un 10,6% a hombres.



Conclusiones


En ningún caso este post corresponde a un estudio detallado, pero da pie para que algún interesado lo amplíe, sería ideal.


Dos cosas me parecen relevantes, la primera es que las mujeres sistemáticamente tienen una mayor concentración en el uso de los nombres, es decir, tienen menor variedad. En los tres siglos presentados se mostraron 20 nombres de mujeres y 22 de hombres (pertenecientes a los top 10 en cada caso); y siempre los nombres femeninos tuvieron una mayor representatividad global, menos dispersión, mayor concentración. Las Marías y Juanas han estado dentro del top 10 durante esos 3 siglos, en el caso de los nombres masculinos la persistencia es mayor, ya que son 4 los que se repiten en todos los períodos: Juan, José, Pedro y Francisco.


El segundo tema relevante, para mi gusto, es que con el correr del tiempo se fueron agregando nuevos nombres, lo que hizo que se pasara de tener concentrado en estos 20 nombres femeninos y masculinos el 56,2%, de un total de 192 nombres distintos, en el siglo XVII a un 44,7% en el XVIII con 630 nombres distintos y por último en el siglo XIX los top 20 representaron apenas un 23,7% y los nombres distintos fueron 3.252. Lo anterior apunta a que fueron incrementándose notoriamente las opciones para nombres de las personas. Seguramente hoy en día esta dispersión es muchísima mayor.


No puedo imaginar qué nombres tendrán mis bisnietos, pero creo que con la globalización creciente, la llegada de inmigrantes, nuestras propias emigraciones; tendrán nombres que no he visto nunca, pero que serán reflejo de la cultura imperante, como me parece que ha sido siempre.


¿Con qué nombre llamativo te has topado?


Continuar con "Mitos de la Genealogía"

Volver con "Inés de Suárez no existió"




1,268 vistas2 comentarios