Sobre familias chilotas

Hace ya varios años Pablo Antonio Pérez, argentino-chileno que vive en España, ha investigado con detenimiento desde el punto de vista genealógico e histórico a la antigua provincia de la Nueva Galicia (Chiloé). Tanto ha investigado (y bien) que cuenta con una cincuentena de publicaciones en una gran variedad de revistas especializadas, incluida la Revista de Estudios Históricos de Chile. Puedes ver sus trabajos AQUÍ, impresionante, no? Además, comenzó el 2017 a editar una revista justamente de Chiloé, en el sentido territorial amplio, ya que actualmente la mayoría relaciona aquel nombre a la isla grande ubicada al sur de Puerto Montt; pero en el periodo hispano la gobernación abarcaba también parte del continente.


La revista se llama “Cuadernos de genealogía e historia de la antigua provincia de Nueva Galicia (Chiloé)”, con frecuencia de publicación anual. Puedes ver su contenido AQUÍ.


En el verano, a través de la gentileza de Pablo Paredes (otro estudioso de Chiloé), logré tener en mi poder los “cuadernos” y el libro que también publicó Pablo Pérez: “Las compañías de milicias provinciales de Chiloé, en el año 1766”.


Demás está decir que todo lo anterior requiere de mucho trabajo y pasión (mucho de ambos).


Por fin pude conversar con Pablo Pérez -con quien solo habíamos intercambiado correos previamente- durante este insólito 2020. Parece que nos hemos acostumbrado a interactuar por pantallas y esta posibilidad nos terminó acercando, algo rescatable de este año!


En fin, conozco bien uno de los problemas al momento de editar y luego publicar una revista, y es la falta de trabajos, el terror del editor! Y por mi parte, mientras conversábamos me pareció que Chiloé podría ser un buen laboratorio para probar algunas de las cosas que he ido desarrollando sobre la permanencia de familias, así que hice mi mayor esfuerzo y le envié un artículo para los “Cuadernos” de este año.



Permanencia, origen y migración de apellidos en Chiloé


Y alcancé justo. Con el mismo título finalmente fue incluido en la revista. Y esta semana que recién pasó, el miércoles 25 en la mañana, se hizo oficialmente la presentación de los “Cuadernos” 2020, de manera online, que puedes ver AQUÍ. Participaron Cristián Mujica, uno de los grandes genealogistas actuales, representando al Instituto Chileno de Investigaciones Genealógicas, más el ya mencionado Pablo Paredes y su tocayo Pablo Pérez. Recomiendo que veas el video, te resultará muy instructivo.


La investigación que envié se basa en la hipótesis de que por más emigraciones que haya de un lugar, siempre habrá un grupo de familias que permanecerán, que serán una especie de sustrato propio y prácticamente único de aquel territorio. Para quienes investigamos genealogía, efectivamente podemos ver cómo el match familia-zona nos orienta en las búsquedas, porque identificamos a estos dos elementos que van de la mano. Y yendo más lejos, creo que es posible detectar una zona muy concreta, en este caso dentro de la isla grande de Chiloé, donde posiblemente se originó o se radicó desde antiguo una familia.


Para más adelante tengo contemplado seguir afinando un modelo que entregue la ruta migratoria de las familias dentro de un territorio mayor. Hay varias restricciones y supuestos que debo probar aún para que sea totalmente válido, pero me parece que va bien encaminado.


Respecto de la permanencia de las familias chilotas, hice una comparación entre el padrón de 1766, que contiene las milicias de Chiloé (publicado por Pablo Pérez) y el padrón electoral de 2017; es decir 251 años después. Todo lo anterior para verificar cuán arraigadas están las familias, a través del uso de su apellido, en esta isla. El resultado fue claro, entre los 10 apellidos más frecuentes de 1766, 8 se mantienen en la actualidad, entre los 30 apellidos más frecuentes, el 77% aún permanece dentro de los top 30. Para contrastar, la probabilidad de que algo así se produjera por azar, es prácticamente cero. Lo interesante es que este ejercicio se puede ampliar a otros lugares, cualquiera.


En una segunda parte me dedico a verificar los posibles orígenes geográficos de las 10 familias más representativas o importantes por zonas, que son: Cárdenas, Mansilla, Barría, Bahamonde, Barrientos, Vargas, Ojeda, Andrade, Pérez y Muñoz.


Gráficamente se puede observar el lugar a nivel comunal donde la importancia de estos apellidos es mayor en Chiloé y por lo tanto, siguiendo la hipótesis inicial, serían sus más probables lugares geográficos de origen.


Pero, lo más relevante para mi gusto es lo que se producía en torno al punto central, ya que se observa una gradiente donde se va diluyendo la importancia del apellido hacia alrededor, y mientras más lejano, menos importante. Lo que representa una ruta migratoria al interior de la isla.


También en pandemia di una charla sobre parte de esta investigación y me extendí un poco más, saliendo de la isla, para evidenciar cómo era posible seguir las migas, que como Hansel y Gretel, fueron dejando nuestros antepasados. En dicha presentación, que pueden ver AQUÍ, indico que las migraciones se realizaban con “paso corto”, hacia los territorios inmediatos y así se iban esparciendo por la geografía nuestros ancestros.


Como ya planteé, está investigación es un comienzo, no está terminada, pero al contrastar con algunas familias en otros lugares, los resultados han sido muy alentadores.


El artículo en cuestión puedes descargarlo AQUÍ.


Volver con "La Odisea de los Salvadores"



Nota: la imagen de portada fue sacada de http://www.skorpios.cl/