• Cristián Cofré León

Los CÉSPEDES

Actualizado: mar 7

En este capítulo y tal como decía en el anterior artículo, una de las ramas del matrimonio entre Juan Antonio Núñez y doña Juana de Céspedes tomó el apellido Céspedes y lo transmitió a sus descendientes hasta el día de hoy.


Juan Antonio Núñez, el inmigrante andaluz que arribó a Chile por 1597 habiendo sido soldado, contrajo matrimonio en Santiago en 1609 con doña Juana de Céspedes, criolla con un origen social complejo, que fue criada por una (muy posible) tía. Vivieron en Santiago, en el solar que llevó por dote doña Juana, mientras su esposo se dedicó al comercio y participó en proyectos del cabildo local.


Tuvieron al menos 12 hijos entre 1610 y 1630. Lo interesante es que los Núñez de Céspedes, apellido que usaron la mayoría de los hijos, fueron bautizados con los nombres que para la familia fueran relevantes; por ejemplo, estaban Miguel y María, que se llamaron como sus abuelos paternos; también estaban Jerónimo e Inés, nombres de sus abuelos maternos; a los anteriores se agregaron Juan Antonio y Juana, nombres de sus padres. Pero también se aparecieron Antonio, Ana, Tomás, Magdalena, Catalina y Diego; que seguramente también podrían haberles pertenecido a otros antepasados.

La genealogía quedaría así:


I. Juan Antonio Núñez.

Casó en Santiago en 1609 con doña Juana de Céspedes y fueron padres de:


1. Diego Núñez de Céspedes, que continuará.

2. Catalina Núñez de Céspedes, casó con Juan Pérez Carrasco, siendo velados en 1646 en Santiago. Él era hijo de otro inmigrante andaluz, de Carmona, llamado Andrés Pérez Carrasco, quien fue un rico terrateniente y de Mariana Núñez de Silva, de otra familia Núñez. Dejaron 4 hijos: Juan, José, Luisa y Leonor.

3. Juan Antonio Núñez de Céspedes, que continuará en el próximo post cuando trate a "los Núñez".

4. Inés Núñez de Céspedes, quien contrajo matrimonio con Andrés Pérez Carrasco (y Núñez de Silva), hermano de su cuñado Juan; quienes también dejaron descendencia muy probablemente de apellido Carmona.

5. María Núñez de Céspedes, bautizada en 1617 y de la que no hay mayores antecedentes.

6. Jerónimo Núñez de Céspedes, nacido en 1619, sin mayores antecedentes.

7. Miguel Núñez de Céspedes, bautizado en 1621, fraile dominico.

8. Magdalena de Céspedes, falleció por 1681 y casó con Juan de Indo, el que falleció en Lima y tuvieron hijos.

9. Tomás Núñez de Céspedes, bautizado en 1624, murió soltero, pero dejó un hijo mestizo llamado Antonio.

10. Juana de Céspedes, casó con Blas Díaz de los Ríos, soldado que estaba en la guerra en 1671, con quien no tuvo hijos.

11. Antonio Núñez de Céspedes, bautizado en 1628, sin antecedentes.

12. Ana Núñez de Céspedes, bautizada en 1630. Casó con Tomás de Alarcón con quien fueron padres de una hija.



II. Diego (Núñez) de Céspedes.


Rúbrica de 1666.

Ya había mencionado que me parecía muy probable que doña Juana de Céspedes fuera nieta del conquistador Diego de Céspedes, porque fue criada por Francisca de Céspedes, hija de aquel; además de la coincidencia del apellido obviamente. Bueno, el tercer argumento tiene que ver con el uso del nombre Diego, porque fue el que escogieron Juan Antonio y doña Juana para dárselo a su hijo mayor. Como se vio, esta pareja no escogía al azar cómo llamar a sus hijos, menos con quien fue su primogénito.


Lo interesante es que Diego Núñez de Céspedes fue llamado indistintamente Diego de Céspedes, exactamente el mismo nombre por el que era conocido su (muy probable) bisabuelo. En momentos en que los servicios personales y de antepasados eran importantes para obtener mercedes de los gobernadores, nada mejor que vincularse a uno de los “primeros conquistadores de este reino”.


Diego nació en 1610 en Santiago y figura en una lista de alumnos del Real Colegio Seminario del Santo Ángel de la Guarda y en el Real Convictorio de San Francisco Javier el mismo año, 1627. Lo anterior significaría que estaba destinado a seguir la carrera eclesiástica, que sin embargo desistió. Lo que también podría explicar su tardío matrimonio.


Siguió realmente la carrera militar en el sur de Chile, con estadías por Chillán y Concepción. También realizó algunos servicios para el cabildo de Santiago, ya que en 1658, cuando era capitán, se le pidió conseguir las vacas para abastecer el ejército, lo que realizó hasta 1661, por lo menos.


En 1666 decidió instalarse en el Maule, evento que marcaría por muchas generaciones el devenir de sus descendientes, quienes siguieron viviendo en aquellos parajes hasta hoy. Ese año, Diego adquirió del convento de San Bartolomé de la Ribera del Maule, de los ermitaños de San Agustín, dos títulos de tierras, uno de 400 y otro de 1.000 cuadras; todo por 700 pesos.


Ya había contraído matrimonio con doña Luisa de Valverde o Aguilar, nacida en Chillán y de quien no tengo mayores antecedentes.


Ambos cónyuges habían fallecido antes de 1683.

Hijos:


1. Diego, sin antecedentes.

2. Álvaro, que sigue a continuación.

3. Ambrosio, sin antecedentes.

4. Petronila de Céspedes, nació en Concepción y fue sepultada en la doctrina de Vichuquén en 1683. Contrajo matrimonio en el Maule con el teniente Francisco Cordero (Mantilla), hijo del sargento Alonso Casas Cordero y doña Jacinta Mantilla. No tuvieron descendencia.

5. Catalina, sin antecedentes.



III. Álvaro (Núñez) de Céspedes.

Capitán de milicias nacido por 1640.


Residió en la doctrina de Vichuquén, donde fue sepultado en 1730. Tuvo algunos indios de servicio. Álvaro es uno de los protagonistas en la novela histórica “Aroma del tiempo viejo” de Héctor de Aravena; en ella Álvaro había sido nombrado corregidor del Maule por el gobernador y la novela parte con la comitiva volviendo a la región después de haber estado un tiempo en Santiago. Expone las costumbres y usos de la época en medio de una historia de amor de José Núñez de Céspedes y Vidal, su hijo. El autor nombra varias familias de la época e incluso hace algunas relaciones, pero no pasa de ser una novela, pues yerra en los matrimonios de los hijos, parentescos e incluso fechas, por ejemplo, supone a Álvaro vivo para la fundación de Curicó en 1747. Sin embargo, puede ser una buena referencia para conocer más de la vida y sociedad provincial del siglo XVIII.


Álvaro contrajo matrimonio por 1665 con doña María Vidal, hija legítima de Pedro Vidal de Arras, natural de Zaragoza en España y de doña Juana Verdugo Pasillas (llamada también doña Juana Verdugo Aranda Valdivia).


Este matrimonio dejó siete hijos conocidos y tres muy probables. En adelante el apellido Céspedes fue mucho más usado que el Núñez de Céspedes, aunque todavía persistió un tiempo en la memoria de esta rama.

Los hijos conocidos son:


1. Andrea de Céspedes, que falleció soltera en 1697, de treinta años, sepultada en la doctrina de Vichuquén.

2. Juan Antonio Núñez de Céspedes o Céspedes solamente. Fue capitán de milicias, recibió el nombre del fundador de la familia. Hacia 1696 pidió que le fueran depositados dos indios que habían servido a su abuelo y padre, alegando ser “descendiente de conquistadores de este reino”. Falleció por 1728 y había contraído matrimonio con doña Micaela Caro de Mondaca, dotada con 1.000 pesos, hija legítima del capitán Pedro Caro de Mondaca y doña María Olivares. Dejaron descendencia entre las que se encontraba otro Juan Antonio que fue lugarteniente de corregidor de Huenchullamí y Reuquén.

3. José (Núñez) de Céspedes, nacido por 1682, fue teniente, alférez y luego capitán de milicias y testó en 1732, año de su muerte. Casó con la hermana de su cuñada, llamada doña Juana Caro de Mondaca, también dotada con 1.000 pesos. Descendientes actuales de esta línea residen en Valparaíso y en la zona maulina. Incluso algunos aparecen con apellido Césped.

4. Pedro Diego (Núñez) de Céspedes, nacido por 1675, casó con otra hermana Caro de Mondaca, llamada Josefa. Con otro hijo llamado Pedro Diego que fue lugarteniente de corregidor de Peteroa y Huenchullamí, que a su vez fue padre de don Antonio de Céspedes, un famoso párroco curicano bastante estricto en materia social; Agustín, otro hijo, fue regidor del cabildo de Talca; Hermenegildo, fue diputado de justicia y corregidor de Curicó (1787, 1789 y 1791).

5. Margarita de Céspedes, casó con Miguel Laureano Osorio y dejó descendencia en la doctrina de Vichuquén.

6. Álvaro (Núñez) de Céspedes, comisario y vecino fundador de San Fernando. Tuvo un lío de faldas por 1702 y casó con doña Narcisa Osorio, con descendencia en Vichuquén, Colchagua y quizás una línea en San Felipe.

7. Diego (Núñez) de Céspedes, nacido por 1680. Casó con doña Francisca Cornejo, hija de Francisco Cornejo (Casas Cordero) y Bernabela Ortiz y tuvieron varios hijos que se desenvolvieron en la doctrina de Curepto.


Además, fueron probablemente padres de:


8. Luciana de Céspedes, quien casó con el teniente Francisco Díaz del Valle.

9. Laureana de Céspedes, viva en 1728.

10. Agustina de Céspedes, fallecida en 1710 de 35 años.


Los Céspedes estuvieron generalmente en tierras maulinas, donde algunas ramas sobresalieron al ocupar cargos en el cabildo y sobre todo en el gobierno provincial, donde varios fueron Lugarteniente de corregidores en Huenchullamí, Llongocura y Rauquén. Es un buen ejemplo de las familias de provincias de bastante antigüedad, cuyos descendientes aún hoy residen en los mismos parajes.


Volver con "los Núñez de Céspedes"


Continuar con "Los Núñez"

278 vistas