• Cristián Cofré León

Los NÚÑEZ

Actualizado: mar 7

En esta oportunidad continuaré con otro de los apellidos que los “Núñez de Céspedes” utilizaron. En el anterior presenté la rama “Céspedes” que es la que arranca del hijo mayor del matrimonio entre Juan Antonio Núñez y doña Juana de Céspedes.


El apellido Núñez es patronímico, derivado del nombre Nuño, hoy en desuso. Por lo tanto, quienes porten este apellido no tienen necesariamente antepasados en común, además de las consideraciones sobre los usos de apellidos y cómo se van adquiriendo que presenté en un post anterior.


A Chile arribaron varias familias Núñez, probablemente varias en cada centuria hasta la actualidad. Los Núñez de este artículo corresponden a los que perpetuaron el apellido y son descendientes de la pareja arriba mencionada. Pese a que en las primeras generaciones se apellidaban Núñez de Céspedes, con el correr del tiempo quedaron solo en Núñez.


La genealogía de esta familia quedaría así:


I. Juan Antonio Núñez, casó en Santiago en 1609 con doña Juana de Céspedes y fueron padres de:


1. Diego Núñez de Céspedes, cuyos descendientes aparecen en el artículo “Los Céspedes”.

2. Juan Antonio Núñez de Céspedes, que continúa ahora.

3.–12. Varios hijos e hijas, ya mencionados.


II. Juan Antonio Núñez de Céspedes.


Fue el que llevó el nombre del fundador de la familia, al igual que su padre también participó en la guerra de Arauco y fue capitán de milicias. Debió nacer por 1613 y falleció tempranamente antes de 1653. Lo que ha dificultado hallar más información sobre Juan Antonio.

Rúbrica de Juan Antonyo Núñez, 1643.

Si su hermano Diego dejó Santiago para trasladarse al Maule, doctrina de Vichuquén y alrededores, cerca de 1666; Juan Antonio a través de su matrimonio se instaló en la doctrina de La Estrella, al sur del río Rapel. Allí su esposa tenía buenas heredades y fue el lugar donde también continuaron residiendo la mayoría de sus hijos.


Casó por 1640 con doña Francisca Pérez Carrasco, quien era hija del teniente Andrés Pérez Carrasco, nacido en Carmona, ciudad relativamente cercana a Alcalá de Guadaira de donde procedía el primer Juan Antonio Núñez; Andrés comerció y compró numerosas tierras en Colchagua. La madre de doña Francisca fue doña Mariana Núñez de Silva o Muñoz, quien era hija del notable capitán Lorenzo Núñez de Silva, uno de los que detentaron más tierras en la costa de Colchagua; este Lorenzo también era un industrial que poseyó un barco para comerciar, el padre de Lorenzo fue Antonio Núñez de Fonseca un portugués que le dio su nombre al actual puerto de San Antonio y que en Santiago tenía unas cuadras plantadas con manzanos; la madre de Lorenzo fue la mestiza Juana de Silva, hija de Amador de Silva.


Doña Francisca fue dotada con 1.400 cuadras de tierras en dos títulos; ambas ubicadas en la ribera sur del Rapel; una de ellas recibió el nombre de estancia del Río y fue transmitida a sus descendientes. En ambas estancias tenían bastante ganado cabrío y vacuno; más yeguas, mulas y aperos de campo; cuatro esclavos y varios lienzos de santos, además de un tenedor de plata nuevo (tan importante como para mencionarlo!).


Al igual que su esposo, doña Francisca falleció tempranamente en 1653 producto de sarampión, así que sus hijos quedaron huérfanos con edades que irían entre los 2 y los 11 años.

Hijos:


1. Catalina Núñez de Céspedes, quien casó con Gabriel de Tapia y dejó descendencia.

2. Juana Núñez de Céspedes, que llevó el nombre de su abuela. Casó en primeras nupcias con el capitán Diego de Escobar y en segundas con el capitán Antonio de Castro (hijo de portugueses). Dejó sucesión de ambos matrimonios, particularmente los Castro se difundieron por el Maule y son antepasados de muchos Opazo actuales.

3. Jerónimo Núñez de Céspedes, que llevó el nombre de su bisabuelo y nació por 1646. Adquirió la estancia que después se denominó San Miguel de los Llanos, en Rapel, casó dos veces, la primera con doña Clemencia de Osorio, en quien fue padre de un nuevo Juan Antonio Núñez (de Céspedes o de Osorio) que no tuvo descendencia legítima, aunque sí natural. Este Juan Antonio impuso una capellanía que disputaron largamente sus herederos, con juicios que llegaron a la República. Jerónimo además fue padre de María, quien casó con el comisario Felipe Paredes y dejó descendencia; Javiera, una de estas hijas se casó con su pariente Valeriano Núñez.

4. Andrés Núñez de Céspedes, teniente que falleció en 1687, cuando tendría unos 40 años solamente. Heredó 600 cuadras en la estancia del Río y antes de morir encargó sus hijos al cuidado de su cuñado Francisco de Moya. Como si la historia quisiera repetirse, su esposa doña Francisca de Moya había fallecido en 1685 y por lo tanto, sus hijos quedaron huérfanos a corta edad, el mayor tendría unos 10 años. Pero no fue el cuñado quien se encargó de criar a los hijos de este matrimonio, sino que fue el abuelo materno el alférez Francisco Pérez de Moya. Llevó a sus nietos a Santiago “... para educarlos y criarlos dándoles escuela y tratándolos con el amor y largueza en sus mantenimientos que pudo dictar mi obligación y la buena caridad, habiéndolos tenido así, se retiraron a mi estancia Loica, del partido de Colchagua y hoy de Aculeo, donde tenía mi caudal en ganado, cabras, ovejas, cría de yeguas, en mulas y vacas a cargo de mayordomo...”. Estos hijos se fueron a vivir en la década de 1690 a ese lugar; estancia de 4.050 cuadras que adquirieron del abuelo en la doctrina de San Pedro, entre el Maipo y el Rapel; allí se desenvolvieron y dejaron abundante prole, tanto así que al día de hoy el segundo apellido más frecuente en la comuna de San Pedro es Núñez, la inmensa mayoría de ellos, descendientes de los hermanos: Andrés, Santiago (vecino fundador de Melipilla), Cristóbal, Miguel, María e Isabel; todos hijos de Andrés Núñez de Céspedes y doña Francisca de Moya. Particularmente Santiago fue teniente de corregidor en San Pedro por casi cuatro décadas, lo sucedió su hijo Marcos y nieto José Roque; además por otras líneas también hay diputados de justicia locales.

5. Juan Antonio Núñez de Céspedes, el tercer Juan Antonio nació por 1648 y residió en La Estrella donde era dueño de parte de la estancia del Río y tenía varios bienes del campo. Casó por 1682 con doña Bernardina de Mendoza y fueron padres de dos hijos: Lorenzo, que falleció sin sucesión, y al capitán Valeriano Núñez de Céspedes, quien fue lugarteniente de corregidor de Rapel durante las décadas de 1740 y 1750. Era dueño de parte de la estancia San Miguel de los Llanos quizás por dote de su esposa doña Francisca Paredes (mencionada más arriba), compras y herencias. Al haber pocos hijos, que a su vez tienen poca descendencia, el caudal económico fue mayor respecto de otras ramas más numerosas y con lo anterior el capital social también fue importante, de hecho esta rama comenzó a usar el don entre sus miembros y a relacionarse con familias más prominentes. Tres hijos del matrimonio Núñez Paredes llegaron a la adultez y sus descendientes continuaron en La Estrella por un tiempo más en la estancia de San Miguel de los Llanos, pero ya a comienzos del 1800 algunas ramas se encontraban en Rancagua y Coltauco.

6. Francisco Núñez de Céspedes, capitán de milicias que debió nacer por 1652 y casó tardíamente por 1700 con doña Florencia de Osorio, hermana de su cuñada Clemencia. Entre sus hijos, Jerónimo continuó viviendo en La Estrella, al igual que buena parte de su descendencia; Ambrosio fue un fraile agustino ordenado en 1730 que levantó el convento de La Estrella entre 1740 y 1743 y llegó a ser prior del convento de San Agustín en Santiago; Clara no tuvo hijos; María Josefa tampoco; Bartolina fue monja y el comisario José Hilario se trasladó a vivir a Alhué donde fue uno de sus vecinos fundadores, casó con doña Antonia Molina y sus hijos continuaron viviendo allí para luego difuminarse por Rancagua y Santiago. Uno de los hijos de José Hilario se trasladó a vivir a Córdoba del Tucumán donde fue alcalde de segundo voto y donde dejó descendencia de cierto renombre como el senador don Rafael Núñez Bustos.


Los Núñez aquí presentados se comportaron como la mayoría de las familias antiguas de provincias, viviendo allí, siendo parte del entorno social, con tierras que fueron subdividiéndose rápidamente, pero también con cierto liderazgo al asumir cargos importantes en los lugares donde vivieron; de forma muy similar a lo que ocurría con sus primos Céspedes en el Maule alcanzaron los más importantes puestos. Aunque una de las mayores diferencias es que los Núñez fueron bastante más numerosos que ellos.


Nota: la foto de portada corresponde a la iglesia de Loica.


Volver con "Los Céspedes"


Continuar con los SOTO (y Sotomayor)

271 vistas