Los PAVEZ

Escrito también Pavés, se encuentra en Chile al menos desde el siglo XVII. De origen español, aunque de difícil etimología y desconocida ubicación peninsular. Hay muy pocos antecedentes de los miembros más antiguos de esta familia, probablemente única en Chile. Han quedado bajo un manto de oscuridad los detalles vitales de los primeros que así se apellidaron, lo que podría motivar a algunos de sus miembros a resolver este misterio (¿cierto?).


El destacado genealogista Guillermo de la Cuadra menciona a un Francisco Pavez casado por 1780 en Curicó, sin agregar más antecedentes sobre su origen. No he hallado otro genealogista que haya ocupado hojas de sus artículos en esta familia, salvo Enrique Molina Canales, quien aunque no ha publicado, investigó a esta familia en su principal área de estudio, justamente Curicó. Es una de esas familias muy complejas de reconstruir, con piezas faltantes y muchas repartidas con poca información.


En negro están los puntos de mayor frecuencia del apellido Pavez en Chile.

Los Pavez ocupan actualmente la posición 160 entre los apellidos más frecuentes en Chile, en la ciudad de Rancagua están en el lugar 89, en Curicó en el 71, en Rengo 53 y en San Fernando en el 39; mientras que en Teno en el lugar 25, en San Vicente (de Tagua Tagua) en el puesto número 15, en Requínoa en el 10° lugar y en Pichilemu en el 4° puesto. Como se puede apreciar, la mayor prevalencia del apellido está en la sexta región y parte norte de la séptima. Y si se observa en detalle, se puede visualizar que se distribuye en torno al gran valle central, de norte a sur. Pero, cuestión que podría parecer curiosa, resulta que la mayor frecuencia se encuentra en Pichilemu, localidad costera, como si “desentonara” con la distribución planteada.


Lo cierto es que lejos de estar fuera de foco, esa localidad representa el origen de esta familia, que se fue moviendo hacia el eje central luego del paso de las generaciones.


El más antiguo Pavez que he encontrado es:


“Joan Paves, hijo del mesmo, natural desta ciudad de Santiago de Chile, de edad de veinte años, mediano de cuerpo, pelinegro, corto de frente y angosto de sienes, con una señal pequeña de herida junto a la punta del bigote derecho”.

Este Juan había sentado plaza de soldado en la compañía de caballos del capitán Sebastián Sánchez Chaparro, en 1647, pero no he encontrado más antecedentes sobre él.


La segunda aparición de un Pavez data de 1690, cuando el alférez Nicolás Pavez afianzó a algunos miembros de los Fuenzalida y Moraga, familias de la doctrina de Rapel (en la costa), por cierto desacato que habían hecho a la autoridad. Este documento fue hecho en Pichilemu y como testigo estuvo Francisco González de Liébana, uno de los estancieros cercanos, padrastro de doña María Cornejo Lesana, esposa de un Pavez. Inmediatamente a este documento, está el inventario de bienes de doña Elvira Casas Cordero, madrastra de doña María.


Este Nicolás Pavez, el único en Pichilemu (y en Chile que he encontrado en el siglo XVII), debió ser el mismo que casó con doña María Cornejo, ya que ella tuvo un segundo matrimonio con alguien de ese apellido y el nombre Nicolás se repitió en varias ramas de sus descendientes, ahh y, por supuesto, ella vivía en Pichilemu donde heredó tierras. En adelante, parte de sus hijos se irán del lugar, mientras que tres de sus nietos tuvieron un rol muy importante en el inicio de las salinas de Cáhuil, estudio que puedes ver AQUÍ.


Los Pavez se fueron trasladando hacia el cordón vertical que mostré en el mapa y luego durante el siglo XX, fueron migrando a las grandes urbes, incluidas varias comunas de la ciudad de Santiago, donde se encuentra la mayoría actualmente. Aunque, como pudiste apreciar, en Pichilemu, específicamente en Cáhuil, también hay muchos. Un destacado (muy posiblemente) miembro de esta familia fue Héctor Pavez, uno de los principales folcloristas chilenos.


Sea en la forma Pavez o Pavés (Pabes, Pavé…), me parece que es una única familia en Chile, hasta ahora por lo menos, y por lo tanto es muy probable que una muy buena cantidad de quienes tengan o hayan tenido el apellido, sean parientes y descendientes de este matrimonio que vivió a fines del siglo XVII en la costa colchagüina.



I. NICOLÁS PAVEZ. Alférez en 1690, cuando afianzó a hermanos Moraga y Fuenzalida por desacato a la autoridad.

Firma: Nicolás Paves, Pichilemu, 1690.

Fue él (muy posiblemente) u otro Pavez (dudo) el segundo esposo de doña María Cornejo Lesana, por 1675, quien era hija legítima de Adrián Cornejo y de Melchora Lesana, y nieta de uno de los primeros pobladores de Cáhuil.

Doña María Cornejo heredó 300 cuadras de tierras en la estancia Pañul (en la orilla norte de la laguna de Cáhuil) por división practicada con su hermano Pascual. Había contraído primer matrimonio con Alonso Pérez, con quien fue madre de Josefa. Esta última casó con Juan González de Liébana y fueron padres de José de la Cruz González Pérez, quien fue teniente de corregidor del lugar a mediados del siglo XVIII.

Doña María Cornejo tuvo nueve herederos y aparentemente no testó, una fue Josefa y los otros ocho sus hijos Pavez. A ellos los he ido reconstruyendo con información bastante fragmentada, de muy dificultoso trazo. Ha sido un verdadero rompecabezas.

Padres de:

1. Nicolás Pavez Cornejo, capitán. Vendió su herencia de Pañul a su sobrino José de la Cruz González. Tuvo dos matrimonios, el primero con doña Lorenza Abarca y el segundo con doña Juana López. A la muerte de su padre quedaron 150 cuadras en El Copado. Nicolás murió repentinamente y sin testar. En ese momento ya habían muerto dos hijos del primer matrimonio sin sucesión. Con su primera esposa tuvo 8 hijos, de los cuales sólo conozco a Bartolomé, quien casó en cuatro ocasiones y tuvo hijos de todos sus matrimonios. Su descendencia siguió en Cáhuil; y a Eugenio, quien casó dos veces y también dejó descendencia. Del segundo matrimonio se conoce a: María Nicolasa, Laureano, Bernardo, Andrés, Gregoria, quien casó con don Nicolás de Arraño; y Margarita Pavez Abarca, que casó con Miguel Gaete, con quien tuvo al menos cuatro hijos.

2. José Pavez Cornejo, capitán natural de la doctrina de Rapel. Mencionado como cuñado de Juan González de Liébana (casado con su media hermana doña Josefa Pérez Cornejo). Sin duda debió ser el teniente que casó con doña María Cabello Cabello, quien falleció antes de 1721, era hija legítima del teniente Antonio Cabello y doña Antonia Cabello. José testó por su difunta esposa en ese último año declarando haber tenido con ella a los siguientes hijos legítimos: José Ignacio, Domingo, quien casó en 1735 con doña Rita Arenas González; José, Rafael, Felipe, Narcisa, Josefa, Petronila y María Francisca Pavez Cabello. José Pavez Cornejo debió ser el padre con María Maldonado, de Agustina (hija natural) que contrajo matrimonio en 1720 con Francisco Lesana Ojeda, oriundos de Rapel. De sus hijos: Domingo, Lucas y José dejaron descendencia, y Felipe es el tronco de la familia en Curicó hasta el día de hoy, de acuerdo a lo estudiado por Enrique Molina Canales.

3. Francisco Pavez Cornejo, capitán. Nació en el partido del Maule por 1690 y falleció antes de 1760. Casó con doña Ana María Vargas con quien se trasladó a San Pedro de Melipilla y fue vecino fundador de la villa de Alhué en 1753. Fueron padres de: Francisco, quien no tuvo sucesión; Josefa quien casó con Pedro Correa y luego con Francisco Javier Soto y tuvo hijos del último; Agustina casó con su primo hermano Alberto Vargas Gómez, nacido en La Estrella; Gregorio José; María Magdalena Pavez casó con el capitán Fernando Urbano González, con sucesión, y posteriormente con Salvador Cruz Rodríguez; José de la Cruz (debe ser el mismo que casó con Tomasa Castro Toro, con sucesión); María, casada con Miguel Zúñiga Catalán, con descendencia; Lucas, quien casó con Rosa Jaramillo y dejó sucesión; Antonio, casó con Eulalia Saso y dejó varios hijos; María del Rosario, esposa del capitán Santiago Urbano González, con descendencia; José Justo, segundo esposo de doña María Josefa Soto Mariluz, sin sucesión; y Juan Miguel Pavez Vargas (probable esposo de Teresa Aravena).

4. María Pavez Cornejo, se le asignó uno de los últimos sitios de la estancia, junto al siguiente hermano. A raíz de esta herencia puede afirmarse que fue la que casó con Juan Antonio Vergara. Padres de: Juan, Mateo; estos últimos fueron dos de los emprendedores que iniciaron las salinas en Cáhuil, Bartolomé y ¿María? Esposa de José Cari, con sucesión.

5. Mateo Pavez Cornejo, capitán. Casó una primera vez con doña Josefa Vargas y en una segunda oportunidad con Nicolasa Peñalosa Durán. Hijos del primer matrimonio: Nicolás, quien fue junto a sus primos Vergara uno de los primeros salineros de Cáhuil; María, casada primero con José Muñoz y luego con Manuel Abarca en 1758; Margarita y Agustina Pavez Vargas. Del segundo matrimonio: Domingo, alférez; Santiago, Antonia, quien casó con Juan Antonio Gómez Núñez; Ana María, Juan (José), Nicolasa, Josefa, Juan de la Cruz y María Pavez Peñalosa.

6. N. Pavez Cornejo, hasta ahora desconocido/a.


Probables hijos del matrimonio Pavez Cornejo:


7. Clara Pavez, muy muy probable, ya que nació por 1695, venía del Maule y se fue a vivir a San Pedro de Melipilla, donde estaba su hermano Francisco. Justamente con quien fueron vecinos en la naciente villa de Alhué en 1753. Casó con Santiago Vargas y uno de sus hijos decía ser natural de Cáhuil.

8. Josefa Pavez, muy probable, ya que nació por 1680 en la doctrina de Rapel (a la que pertenecía Cáhuil). Casó con Diego Garrido y se trasladó a vivir a San Pedro de Melipilla, donde dejó descendencia.

Pueden consultarse más datos sobre esta familia AQUÍ.


Nota: Al igual que en todos los posts de la sección “Familias” evito poner las fuentes para facilitar la lectura; sin embargo, si necesitas alguna referencia sólo escríbeme.