Los MOYA

Actualizado: 1 de nov de 2020

El origen de este apellido no es claro, algunos sostienen que podría ser árabe, otros gallego, otros se limitan a decir que tiene mucha antigüedad.


Vista del castillo de Moya, en el municipio de su nombre, Cuenca, España.

Probablemente el topónimo distintivo es el municipio de Moya en Cuenca, donde está su castillo y antigua villa. Marqueses de Moya fueron los del linaje de Cabrera, cuyo origen judeoconverso representa un interesante caso de “blanqueamiento” de orígenes. Descendiente de este mismo linaje fue el gobernador de Chile, don Antonio de Acuña y Cabrera y su hermana Leonor, probablemente antepasada de "Los Marambio" que señalara en otro post.


En Chile, desde los primeros años de la conquista se encontraron Moyas y ya durante el siglo XVII en Santiago había una familia, que es la que trataré. En Colchagua también hay algunos de este apellido, aunque no sé si hubo conexión entre ellas. Lo mismo pasa en la zona maulina, donde también aparecen en la misma centuria.


La familia que trataré arranca a comienzos del siglo XVII y se extiende principalmente por la zona central. No fue muy numerosa, como tampoco lo fueron otros linajes del mismo apellido, ya que ocupa el lugar 142 entre los más frecuentes en Chile. En Cauquenes su presencia es más alta, donde ocupa el lugar 32.


Del primero de esta familia que mostraré, sólo sé su nombre, puesto que lo mencionó su hijo. No figura en documentos consultados de la época, por lo que es posible que haya muerto joven o se haya trasladado a otro lugar.


Su hijo sí está presente en la documentación del siglo XVII y alcanzó una pequeña fortuna que le permitió repartir tierras principalmente entre sus descendientes, lo que influyó en sus lugares de asentamiento y por lo tanto, en las relaciones familiares que tuvieron.


Fueron diseminándose en torno a San Pedro de Melipilla y la sexta región y hoy sus descendientes ¡quizás dónde se encuentren! Sepa Moya.


Genealogía



I. JUAN PÉREZ DE MOYA.


Alférez natural de Santiago. Tuvo sucesión natural en Ana Pérez de Córdoba, que por su apellido, cronología y las relaciones geográficas de sus descendientes, debió ser hija del teniente Cristóbal Pérez de Nájera y Jerónima de Córdoba, ésta era hija natural del general Alonso de Córdoba. Esta última pareja debió casarse alrededor de 1615 y tuvo sus tierras en Pumanque, lugar donde un Francisco Moya en 1645 adquirió un terreno contiguo.

Padres de:



II. FRANCISCO PÉREZ DE MOYA.


Nació por 1635 en Santiago y alcanzó el grado de alférez en la milicia capitalina.

Para el alzamiento indígena de 1654-55 en Santiago se revistó a sus soldados y Francisco pertenecía a la compañía del capitán Alonso Álvarez Berrío.

En 1662 debía 8.103 y 4 reales a Antonio Ballinas y Angulo, siendo sus fiadores el capitán Jerónimo de Quiroga y Jerónimo de la Cámara. El pago lo haría en especies, como 2.000 cordobanes puestos en la ciudad ese año y otros 2.000 el siguiente (o en su defecto sebo). Este acuerdo demuestra que en ese entonces tenía al menos una estancia ganadera, en la cual podía producir esos cordobanes, pero además el sebo, que tenía un sitial entre las mercancías de aquellas haciendas.

En 1668 adquirió la estancia Loica de los jesuitas, eran 4.050 cuadras del título original de 8.100. Posteriormente adquirió también una propiedad en Santiago en el sector sur de la actual Alameda, en 1686 y otra contigua en 1689 donde tenía una huerta.

Al fallecimiento de su hija Francisca y el esposo de ésta, cuidó a sus nietos, entregándoles una esmerada educación.


Rúbrica del alférez Francisco de Moya, 1662.

Contrajo matrimonio en primeras nupcias por 1660 con Atanasia García de Arriaza, apellidada Navia o de la Cruz también. Pocos antecedentes he podido recopilar de ella, sin embargo, lo más probable es que estuviera relacionada con Alonso García de Arriaza, quien vivía en Santiago (el único de ese apellido) y era de una generación anterior. Atanasia sirvió a la familia Irarrázabal, a doña Catalina de Aguilera y Estrada o Navia, quien la dotó con 200 pesos en vacas (de ahí que seguramente fuera referenciada con el apellido Navia en un documento).

En segundas nupcias casó por 1680 con Agustina Yáñez, de quien no he recopilado más antecedentes.

Hijos del primer matrimonio:


1. Gabriel de Moya, fallecido sin sucesión antes de 1680.

2. Mariana de Moya, religiosa del monasterio de la Limpia Concepción de la ciudad.